Controlar los celos: El punto de vista de la persona celada(4)

734189_94428019Continuamos con las recomendaciones para la persona “receptora” de los comportamientos de otra que no puede Controlar los celos, que también hemos llamado víctima. Para que puedas entender mejor estas recomendaciones es necesario que leas los artículos anteriores.

5) Identifique y señale las líneas rojas.

Supongamos que en esa negociación de las condiciones y expectativas con el otro, la persona que no sabe Controlar los celos quiere imponer que la persona víctima o “receptora” de esos celos no se relacione con nadie en la fiesta, no se arregle demasiado para no llamar la atención, no baile de manera especialmente notoria, etc. Si esas condiciones son restrictivas y atentan contra la libertad o incluso la dignidad de la persona, no deberían ser aceptadas porque no es posible llegar a una relación donde ambos sientan que ganen. Cuando se llega a una situación que moral, social y psicológicamente es inaceptable se dice que se han atravesado las líneas rojas. Una recomendación fundamental para las personas celadas por su pareja es la de que en esa expresión de expectativas y en esa condicionalidad de la ayuda se establezcan cuáles son las líneas rojas. Esto quiere decir que debe establecer claramente qué no está dispuesto a tolerar y que de presentarse será la demostración de que la persona está descontrolada o que no está cumpliendo sus compromisos de cambio. Cada persona tiene sus propias líneas rojas, pero, como hemos dicho ninguna debería permitir la coacción, la limitación de la libertad o el atentado a la integridad física.

 

**E-Book GRATUITO: ¿Qué tan celos@ eres? Descúbrelo en 23 preguntas
Haz Clic Aquí y Descárgalo AHORA

 

6) Establezca tiempos de cambio

Uno de los comentarios que hemos escuchado de las personas que sufren los celos de su pareja, es que llevan mucho tiempo esperando que cambien. Las personas que no pueden “Controlar los celos” se comprometen a cambiar, pero al final no lo hacen, o no lo suficientemente, y las personas receptoras de esos celos llevan mucho tiempo esperando que este cambio se dé (incluso esperando años). Es importante que además de las condiciones que la persona celada, se establezcan tiempos de espera. Por ejemplo, “no puedo seguir soportando tu comportamiento, me estás agobiando, y lo peor, me estás asustando con tus ataques de celos. Yo no puedo seguir así contigo. Necesito que te comprometas a cambiar si quieres que siga contigo. Yo sé que no es fácil cambiar esos comportamientos, pero no puedo esperar eternamente a que lo consigas. Te doy 2 (3, 4, 5, meses o los tú como victima consideres) para empezar a ver cambios. Si no los veo, con el dolor de mi alma, tendremos que terminar”. Por supuesto esto no se parece demasiado a una conversación real, y cada persona debe imprimir su propio estilo, pero la idea es esa: Establecer tiempos de cambio, tiempos de espera para el cambio. La persona que le cuesta Controlar los celos debe saber que no se le va a soportar indefinidamente. Algunas personas pueden parecer que este tipo de comunicación suena a amenaza y esto es curioso ya que estamos hablando a alguien que le está haciendo daño, que le está haciendo pasar vergüenzas y humillaciones públicas y que incluso la está maltratando de alguna manera. Es posible que este tipo de comunicación sobre tiempos de espera o de tiempos para el cambio suene amenazante, pero es una herramienta fundamental para que la persona víctima o “receptora” recupere su poder personal y su derecho a no someterse a una relación destructiva.

¿Cuáles serían las líneas rojas que según tú, no deberían ser cruzadas por respeto a ellas mismas y a su dignidad?

Clara y Sergio

E-book Gratuito: ¿Qué tan celos@ eres?

Deja un comentario