Dominar los Celos: El Poder de la Opinión de los Demás

depresion_2620325Dominar los celos necesita que las personas que los padecen determinen qué tanto poder tienen las personas sobre ellas.

Aunque si preguntáramos “en frío” a un grupo de personas si las demás tienen poder sobre ellas, una gran mayoría contestaría que ninguno o muy poco, la verdad es que un análisis más detallado nos puede llevar a reconocer que éste (el poder de los demás sobre nosotros) es tal vez uno de los mayores talones de Aquiles del bienestar personal y social.

Se necesitan cualidades verdaderamente excepcionales para poder decir que “la opinión de los demás no nos afecta”, o comentarios más beligerantes como “lo que piensen los demás me importa un rábano”.

Una persona con dificultades para Dominar los celos puede tener cualidades extraordinarias, pero dudamos que la autonomía emocional sea una de ellas, justamente porque esta mezcla de emociones que llamamos celos tienen la característica de generarse a partir de lo que “se supone” que hace o deja de hacer la persona que decimos amar.

**E-Book GRATUITO: ¿Qué tan celos@ eres? Descúbrelo en 23 preguntas
Haz Clic Aquí y Descárgalo AHORA

Sin embargo, algo que no se suele señalar habitualmente es que ese poder de los demás no está fuera de nosotros sino dentro. No es un poder que los demás tengan en sí mismos sino que es un poder que nosotros les asignamos.

Por ejemplo, una persona que no logra “Dominar los celos” está llena de inseguridades, miedos y sospechas de comportamientos que solo pueden estar en su cabeza. Esto significa que se hace daño dándole poder a un alguien que “cree” que se comporta de una forma que le hiere, le traiciona y le decepciona. Y en el caso posible de que realmente le esté siendo infiel, las reacciones ante esta situación dependen de cómo la persona “celosa” asimile esta situación. Puede preguntarse ¿qué he hecho para que me “merezca” ser traicionado(a)? ¿Qué he estado haciendo relacionado(a) con una persona capaz de traicionar de esta manera? ¿Cómo puedo hacer para que esta nueva realidad no me destruya?.

En todas las posibles respuestas está involucrada la pregunta de si la pareja tiene poder para amargarle la vida o es la persona “celosa”(dependiente, posesiva, insegura) la que permite de alguna forma ese daño?

No estamos exculpando a quien traiciona, solo estamos señalando que si bien le hemos entregado el poder a los demás para que con sus opiniones y sus comportamientos nos hagan daño, podemos revertir esa situación reconociendo que ese “otro” que está supuestamente afuera, no es más que una asignación de poder que le hemos dado a esa persona, probablemente con la elegante excusa de que estamos enamorados.

No es una tarea sencilla construir o recuperar esta capacidad de inmunizarnos ante los comentarios de los demás, pero sin duda es un ejercicio fundamental si nuestro objetivo es tener una vida autónoma emocionalmente y con altos niveles de satisfacción.

¿De qué otra forma las personas ejercen poder sobre el estado de ánimo de las personas que no pueden Dominar  los celos?

Clara y Sergio

Deja un comentario