fbpx
Controlar los celos: 6 Claves para saber ¿por qué eres celoso(a)? – Segunda parte

Controlar los celos: 6 Claves para saber ¿por qué eres celoso(a)? – Segunda parte

Para que contextualices adecuadamente este artículo te recomendamos que leas la primera parte. Puedes ir directamente al artículo haciendo click aquí.

No siempre saber ¿por qué? tenemos estos comportamientos nos dará las herramientas para saber cómo Controlar los celos.

Ya hemos dado tres posibles causas y aquí les ofrecemos las otras tres.

4. Formas dañinas de entender el amor y las relaciones. Ya sea por lo modelos de la infancia o por ciertas experiencias, una posible explicación de por qué se es celoso(a) tiene que ver con una confusión de algunos principios y valores que acompañan al amor y las relaciones. Para poner un ejemplo: Si yo creo que amar significa poseer a la persona que se ama, entonces es muy probable que cualquier experiencia o persona que vea como una amenaza a esa “posesión” va a desatar mis celos. Hemos escrito mucho sobre esto en nuestro sitio para Controlar los celos. Puedes leer una serie sobre las creencias equivocadas aquí.

5. Configuraciones neuropsicológicas. De este tema nos extenderemos en otro momento. Por el momento valga con decir que existen algunas investigaciones que afirman que ciertas configuraciones de nuestro cerebro podrían explicar los comportamientos celos de algunas personas. La neurociencia parece haber localizado la región del cerebro desde donde se gestionan los celos y otros sentimientos que los acompañan. Aparece en un estudio aparecido en la revista Science. La siguiente es una pequeña sinopsis de tal estudio. Tiene el sugestivo título de “When Your Gain Is My Pain and Your Pain Is My Gain” (Cuando su ganancia es mi dolor y su dolor es mi ganancia).

A menudo evaluamos el yo y los demás a partir de comparaciones sociales. Sentimos envidia cuando la persona objetivo tiene características superiores y auto-relevantes. Schadenfreude ocurre cuando las personas envidiadas caen en desgracia. Para dilucidar los mecanismos neurocognitivos de la envidia y la confusión, realizamos dos estudios funcionales de imágenes de resonancia magnética. En el estudio uno, los participantes leyeron información sobre personas objetivo caracterizadas por niveles de posesión y relevancia propia de los dominios de comparación. Cuando la posesión de la persona objetivo era superior y autosuficiente, se indujo una envidia más fuerte y una activación de la corteza cingulada anterior (ACC) más fuerte. En el estudio dos, se indujeron schadenfreude más fuertes y una activación del estriado más fuerte cuando las desgracias pasaron a personas envidiadas. La activación del ACC en el estudio uno predijo la activación del estriado ventral en el estudio dos. Nuestros hallazgos documentan mecanismos de emoción dolorosa, envidia y una reacción gratificante,

A pesar de los ingentes esfuerzos de la neurociencia para decirnos que los comportamientos pueden explicarse desde esta ciencia, la complejidad del ser humanos y de las relaciones establece, hace que las explicaciones dejen muchas dudas acerca de las posibilidades evolutivas de las realidades humanas y sociales. Esto significa que, si bien podemos explicar algunos comportamientos a partir de regiones cerebrales y de reacciones bioquímicas, corremos el riesgo de reducir la problemática de los celos a algo que podría ser controlado con fármacos.

**E-Book GRATUITO: ¿Qué tan celos@ eres? Descúbrelo en 23 preguntas
Haz Clic Aquí y Descárgalo AHORA

6. Contexto y cultura. Aunque este elemento podría ser considerado una variante de la causa No. 1 que hemos mencionado, las características específicas del contexto y la cultura merecen una mención aparte. Otro elemento relacionado con los anteriores es la “complicidad” sociocultural que refuerzan los celos como una variante propia de la vivencia del amor. Vivimos en culturas que promueven con todo descaro, sin pensar en las consecuencias, de que “los celos son una demostración de amor”. Pensadores, psicólogos, personas representativas de la sociedad, famosos y una pléyade de personajes sustentan esta idea que recibe eco en las personas que precisamente son celosas, teniendo argumentos que en lugar de cuestionar sus comportamientos, los apuntalan con la aparentemente “elegante” excusa de que tal o cual lo han afirmado y por tanto “no hay problema en que yo los sienta”. También hemos escrito bastante al respecto en los artículos ¿Por qué los celos no son amor? Y Superar los celos ¿Normales o comunes?.

Por supuesto, podemos encontrar otras teorías y explicaciones acerca de ¿por qué? nos convertimos en personas con comportamientos celosos, pero la intención de estos dos artículos apunta a que tú busques tus propias causas y pienses sobre cómo puedes revertirlos en caso de que estén afectando tu tranquilidad personal y la de tu pareja.

Comparte con nosotros las respuestas a esta pregunta:

¿Crees que si sabes las causas de tus comportamientos, sabrás qué hacer para Controlar los celos?

Clara y Sergio

E-book Gratuito: ¿Qué tan celos@ eres?

¡Comparte para ayudar a más personas!

Deja un comentario

Cerrar menú

Master Class Online GRATUITA

Todo lo que siempre quisiste saber... para poder

CONTROLAR LOS CELOS