fbpx
¡WTF! “Estoy orgulloso(a) de ser celoso(a)” – Domina tus Celos

¡WTF! “Estoy orgulloso(a) de ser celoso(a)” – Domina tus Celos

Que los valores de las personas vienen cambiando desde hace siglos no es una novedad. Lo que ayer era “malo” hoy ya no lo es tanto o directamente ha pasado a ser “bueno”.

¡Todo patas pa´rriba!

Ya lo decía el tango Cambalache: “Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador. ¡Todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor! No hay aplazaos ni escalafón, los inmorales nos han igualao… Si uno vive en la impostura y otro roba en su ambición, da lo mismo que si es cura, colchonero, rey de bastos, caradura o polizón” (¡Ya sé, ya sé! Los(as) millenials deben estar diciendo WTF ¿Qué es un tango?)

Paréntesis de cultura general: Este tango se compuso en 1934 por Enrique Santos Discépolo y aunque se popularizó en la voz de Julio Sosa, el señor Santos le pidió a Sofía Bozán (“la negra”) que la cantara por primera vez. Pueden leer la historia de la canción aquí: Cambalache  y escucharla aquí en la voz de Julio Sosa. Cierre de paréntesis de cultura musical. 

Vamos al lío del título. Escuchamos y leemos (no sin preocupación) cientos de personas que no solo están felices de ser celosos(as), sino que además lo promocionan como si se tratara de un champú contra la caspa.

Cuando leemos mensajes cómo “Soy celoso(a) y ¿qué?”, no es difícil postular varios supuestos más allá de juicios de valor.

La expresión por sí misma está dotada de una especie de altanería, de soberbia, de prepotencia.

Los psicólogos muchas veces decimos que uno de los primeros pasos para el cambio es reconocer lo que no está funcionando. Pues bien en este caso, al parecer, la persona ya dio ese primer paso y reconoce ser celosa, pero claro…

¿Qué viene después de que uno reconoce el problema?

La lógica diría, poner en marcha mecanismos para hacer un cambio, pero el ser humano es complejo e impredecible y lo que suele suceder es que las personas reconocen el problema, quieren hacer un cambio, pero se sabotean a la hora de empezar a solucionar sus dificultades .

Sin embargo con el caso de ¡Soy celoso(a) y ¿qué?! Estamos ante una situación diferente. La persona lo reconoce, sabe que es posible que algunas otros lo consideren un problema, pero ellas no lo ven así. Por el contrario lo ven como una virtud, como algo de lo cual pueden y deben alardear.

Una de las maneras en que muchas personas manifiestan su imposibilidad de manejar ciertas problemáticas es convirtiéndolas en virtud. Y ahora, con las redes sociales la posibilidad de difusión de esta actitud como algo bueno es inmensa.

Propagación de modelos inadecuados de relación

Si además, la persona tiene un buen número de seguidores, puede inocular esa actitud en muchas otras que ya vienen teniendo el mismo problema.

Como no saben cómo manejar los celos, mejor es decir que ellos “son así” y les importa muy poquito si a alguien (como nosotros) no les parece.

Por supuesto, muchas personas que se expresan así lo que están enviando es un mensaje para navegantes: “Yo soy de esta manera, tu verás si te metes conmigo”.

Aunque parece un acto de transparencia, como el matarife de cerdos que un ataque de consciencia le dice al animalito inocente “no haberte cruzado en mi camino, ahora te tengo que matar”, en realidad es otra manera de no asumir la responsabilidad sobre las posibles consecuencias de los comportamientos celosos.

Con sus debidas excepciones, alardear con que se es celoso es como llevar una esvástica en el brazo y gritar a los cuatro vientos que efectivamente yo soy mejor que los demás y quienes no sean como yo, deben ser eliminados.

¿Exageramos?

¿Podríamos decirle eso a las cientos de víctimas de violencia de género y doméstica en cuya base hay un gran porcentaje de culpa de los celos?

Bien, suavicemos la comparación. Si los celos se parecen más al control dañino de la pareja, a la persecución, a la humillación, a la dependencia emocional tóxica, entonces sentirse orgulloso de ser celoso(a) es como quien sale a la calle con pancartas promoviendo el racismo y la xenofobia, bajo la idea de que los seres de “otras” “razas” o extranjeras deben ser vigiladas y o se puede confiar en ellas porque son intrínsecamente malas. 

O como quien se exhibe con escopeta en mano por haber asesinado a un animal. (¿Volvimos a exagerar?, ¡vaya!)

Con un poco de psicología basta para saber de qué se trata

Metiéndole otro poco de psicología, que nos está quedando como una alegoría a la libertad y a la igualdad, tampoco es difícil deducir que quienes se expresan con el “¡Soy celoso(a) y ¿qué?!” probablemente se trate de gente que antes que dañar, han sido dañadas por otros. 

Esta expresión puede ser una especie de escudo que pretende protegerlas de futuras parejas poco fiables o de sus dolores internos por alguna experiencia negativa en el pasado.

En nuestras consultas, hemos escuchado decenas de veces personas que nos decían: “Yo no era celosa, pero…” y luego vienen una serie de historias que van desde “hasta que me encontré con esta persona” hasta “como la otra persona era muy celosa, yo la imité y me volví tanto o más celosa que ella”.

¿Valores cambiados?

Estar orgulloso(a) de ser celoso(a) muestra que los valores en esa persona están cambiados con respecto a la idea de que es posible tener relaciones de pareja sanas, constructivas y transformadoras.

Es posible que corresponda a personas que ya no creen en la posibilidad de tener una vida tranquila a través de una relación de pareja, sino que lo “normal” es que haya intrigas, chismes, discusiones, control, desigualdades y desvalorizaciones constantes.

Puede incluso ser más curioso el caso contrario. Hombres y mujeres,  que aun sabiendo que se meten con alguien cuyo eslogan es esta frase, se meten con la ilusión de que con ellas va a ser diferente, o peor aún, que ellas cambiarán a esa persona. Pero esto requiere otro artículo.

En Domina tus Celos (DtC) queremos apoyar y ayudar a quienes están sufriendo por causa de los celos. Muy probablemente las personas que usan la frase de “¡Soy celoso(a) y ¿qué?! nunca llegarán a nuestro sitio. Efectivamente nosotros nos dirigimos a aquellos seres humanos a quienes los celos les han jugado malas pasadas, que les han arrebatado su serenidad, su paz interior y que, lamentablemente están en camino de dañarles su relación de pareja, sino es que ya ha pasado.

¿Qué otras razones pueden tener las personas que dicen “Soy celoso(a) y qué para justificar sus celos?

Un abrazo, 

Clara y Sergio

Equipo Domina tus Celos

¡Comparte para ayudar a más personas!

Deja un comentario

Cerrar menú

Master Class Online GRATUITA

Todo lo que siempre quisiste saber... para poder

CONTROLAR LOS CELOS